Perfilando:  Por Iván Calderón  |

Perfilando:
Por Iván Calderón

* Yoli García, Duartista  |

16 DE AGOSTO, 2018  |

  Que a nadie le sorprenda que en días por venir, el Gobernador electo por Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez, se vea en la plena de necesidad de aclarar muchas dudas en torno a quién será el que gobierne la entidad en el siguiente sexenio.

  Sin duda.

  Palabras más, palabras menos, García Jiménez tendrá que asegurar que el que va a mandar será él; y no Rocío Nahle, Eric Cisneros, Manuel Huerta o cualquier otro enviado de la federación que le pongan. Vaya, ni su papá Atanasio García, personaje que también le estaba entrando en el juego de las colocaciones.

  De esta manera, el electo tendrá que mostrar y demostrar el carácter propio de un mandatario, no dejando que agentes externos influyan en sus decisiones.

  De lo contrario, nos estaríamos encontrando en un grave problema sexenal mucho peor que en el periodo del Duartismo. Pues la creación de diversos sectores de poder o su multiplicación, hicieron que todos se sintieran virreyes, tratando al exgobernador como un muñeco de trapo, dándole incluso “en el traste” a las instituciones y sobre todo a las finanzas públicas, ya que todos le querían meter la mano en el cajón.

  Y es que aún y con todo el respaldo que el nuevo presidente le pudiera dar al Estado, López Obrador no será quién estará todos los días resolviendo los problemas gubernamentales cotidianos y Cuitláhuac debe de prepararse para la responsabilidad que más grande que todo Veracruzano puede anhelar, estando a la altura de las circunstancias, no dejando que nada, ni nadie le coma el mandado.

  Con lo anterior, muy bien hizo García en señalar que nada está escrito, en relación a la conformación de su próximo gabinete, y que no entrarán aquellos que se anden auto promocionando o buscando la sombra de otros, tal y como está pasando con muchos intentos de funcionarios que por adelantados ya se andan quemando.

  Se tiene que decir, en honor a la verdad la lectura que hasta hace unos días estaba dando Cuitláhuac era muy delicada, ya que sus primeros nombramientos no correspondían a gente cercana a él, sino a las recomendaciones principalmente de Rocío Nahle, dama que desde la Secretaría de Energía pretende hacer contrapesos en la entidad.

  El próximo jefe máximo de las instituciones necesita urgentemente comportarse como tal, centrar todos sus esfuerzos en la alineación de su plan de gobierno y de quienes serán los hombres y mujeres que lo acompañen, y dejar desde luego pensar como si todavía anduviera en campaña, prometiendo aquí y prometiendo allá, pues está más que demostrado que con buenas intenciones no se termina por convencer a la gente.

  En fin, habrá que esperar la designación principalmente de los titulares de Seguridad y Finanzas, pues como lo hemos dicho, si se los imponen al que será gobernante, que se olvide y mejor cierre la cortina antes de abrir, ya que él no mandará.

  Estaremos atentos.

POR CIERTO, quitando la resolución del Instituto Veracruzano de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales que ha puesto nerviosos a muchos representantes de la prensa, nos cuentan que la titular de este organismo Yoli García Álvarez se encuentra muy pero muy apresurada para (según ella) quedar bien con Cuitláhuac García, buscando sombra del árbol y mucho cariño. Sin embargo, tal vez a la Consejera del IVAI ya se le olvidó su origen Duartista y que fue un instrumento del sistema priista evitando el primer intento de la coalición entre el PAN-PRD en el 2013.

  Ya veremos si los de MORENA le hacen el “fuchi” a Yoli García o si con ella también se termina por conjugar el “PRIMOR”.

  @IvanKalderon

ivancalderonflores@outlook.com