TEMPLO MAYOR  |   16 Ago. 2018   |

LOS empresarios turísticos están que se los lleva el tren, pues el anunciado Tren Maya amenaza con dejar al sector ¡sin promoción! a nivel internacional.

EL próximo gobierno planteó que la construcción del trenecito costará 150 mil millones de pesos, que saldrán tanto de inversión privada como pública. El detalle que preocupa al sector turístico es que el Presidente electo planea disponer para ese proyecto del “impuesto al turismo” (el Derecho de No Residente que se cobra a todos los turistas que arriban al país), cuya recaudación anual dijo que anda en 7 mil millones de pesos.

SIN EMBARGO, ese gravamen fue creado para otros fines. Se reparte así: 10 por ciento para Fonatur, 20 por ciento para el Instituto Nacional de Migración y, ojo, 70 por ciento para el Consejo de Promoción Turística. Obviamente si todo ese dinero se lo lleva el tren, quién sabe cómo diablos le van a hacer para atraer visitantes.

ALGUNOS líderes han comenzado a expresar su inquietud, por lo que seguramente será importante lo que hoy diga al respecto Pablo Azcárraga, presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico, el organismo cúpula del sector.

 AL GRITO de “¡antes de que la austeridad nos alcance!”, un grupo de senadores viajó hace unos días a China, a donde fueron, por supuesto, a fortalecer los lazos de amistad, favorecer el intercambio de bla, bla, bla…

SI YA de por sí resulta chocante que en el Senado se autorice este enorme gasto en turismo parlamentario, la molestia crece por su intrascendencia pues la legislatura concluye en sólo dos semanas.

PERO, BUENO, nada de eso incomodó a la panista Laura Rojas, el priista José Ascención Orihuela y la petista Luz María Beristain, que ya se dieron su paseada por Shangai.

AUNQUE no es temporada de carnaval, en Veracruz andan diciendo que Miguel Yunes Márquez quiere ser el rey feo del PAN. Según esto, el hijo del gobernador estaría pensando en lanzarse a competir en la contienda interna albiazul.

HABRÁ que ver si el junior del clan en serio cree que puede pelearla pese a haber sido derrotado en la elección estatal, o si se trata de un resabio de la guerra política jarocha que nomás no cesa.

RESULTA RARO -y lo raro es pariente de lo extraño- que se haya anunciado ahora la Iniciativa Chicago para combatir al crimen organizado, de manera conjunta entre México y Estados Unidos.

¿SERÁ ACASO para advertirles a los del nuevo gobierno que hay cosas que ya no podrán mover? Es pregunta para los intocables.

EDITORIAL DEL GRUPO REFORMA