Miguel Ángel Báez   |   agosto 31, 2018   |

Cuando se trata de chocolate, México lo tiene todo: alta demanda e incluso especies endémicas de Cacao. El detalle es que los productores escasean y la situación está por empeorar.

En México se requieren alrededor de 130,000 toneladas de cacao al año para abastecer la demanda de los productores de chocolate, de los cuáles, nuestro país puede surtir solamente 28,000 toneladas, el 21.5% , y se espera que la producción nacional disminuya todavía más.

Así lo consideran autoridades del Comité Sistema Producto Cacao Nacional (Sispro) y Sophie Vanderbecken, catadora, promotora de la recién inaugurada 7ma edición de la Sala del Chocolate y el Cacao y Directora General de la chocolatería Le Caméléon, quienes advierten que el panorama para los pequeños productores nacionales está lleno de retos.

Según el Atlas Agroalimentario de Sagarpa, el promedio anual de producción de Cacao se ubica en las 26,000 toneladas con una tendencia a las 28,000, con un área de 60,000 hectáreas cultivadas en el país.

Esta secretaría estima que la producción de cacao tiene un valor de 1,074 millones de pesos y un consumo de 700 gramos per cápita.

El año pasado, México se consolidó como el productor número 12 de cacao en el mundo, sin embargo, presenta una una disminución de 332 toneladas con respecto a 2011, cuando ocupaba el número 11 global.

Gerardo Valenzuela, asistente del SISPRO y director deneral de Forcipomyia, una empresa chocolatera encargada de distribuir cacao y sus procesados, tiene muy claros los motivos acerca de esta reducción:

La industria de los hidrocarburos suele arrasar con terrenos fértiles para cultivo de cacaotales (el árbol de cacao) además de que la materia prima tiene un precio muy bajo, entre 30 y 35 pesos por kilogramo de la variedad más común de cacao, por el que los productores locales prefieren sembrar otras especies como soja o plátano.

Gerardo Valenzuela, asistente del SISPRO y Director General de Forcipomyia (Foto: Miguel Báez/ Forbes México)

Originalmente el cultivo de este producto era artesanal por lo que fueron las generaciones pasadas las que acapararon esta actividad: “actualmente, el 90% de los productores tienen más de 70 años y otro 5% más de 50. Se trata de una base de productores muy longevos” asegura el productor de tan solo 28 años de edad.

La rapiña es también un problema común: “En una sola noche, un productor puede encontrar sus cacaotales cosechados, la producción perdida.” Aunado a esto, hay fauna nociva como las ardillas o el pájaro carpintero y enfermedades como la moniliasis o la mancha negra, que también merman la producción.

Sin cacao no hay chocolate

Angélica Cruz Barrera y Vicente Alberto Gutiérrez, gerente y presidente (respectivamente) del SISPRO, buscan políticas que deriven en cultivos orgánicos y en mejores prácticas a la hora de cosechar y procesar este fruto.

En una mala cosecha, lo habitual era que de 100 mazorcas de cacao, sólo sirvieran cinco y el resto (95) se tiraran. Actualmente, y gracias a la profesionalización e implementación de estas políticas productores como Valenzuela han logrado que 98 mazorcas sean aprovechables y sólo dos reporten problemas, en promedio.

Valenzuela mismo ha logrado producir hasta tonelada y media de cacao listo para su proceso por una hectárea de terreno.

¿Hay margen para que los productores mexicanos crezcan? Los datos dicen que sí. Para 2022 Euromonitor espera que el mercado del chocolate alcance un valor de 24,500 millones de pesos, un avance desde los actuales 990 millones de dólares (cerca de 20,000 millones de pesos). Para la consultora, el crecimiento anual podría rondar entre 2 y 3%.

Por ahora, SISPRO apuesta también por promover la migración de los agricultores del sector primario al secundario aumentando las ganancias hasta cinco o seis veces para los productores, esto quiere decir que quienes siembran el cacao no lo vendan en grano, sino lo procesen y produzcan sus propios chocolates o una materia prima con valor agregado.

El fomento incluye además el desarrollo de marcas y productos derivados del cacao por lo que han logrado aglomerar a 35,000 productores y más de 40 marcas, casi todas de la zona de Chiapas y Tabasco, los mayores productores del país.

(Foto: Miguel Báez/ Forbes México)

Fuente: .forbes.com.mx