TIERRA DE BABEL  |   Jorge Arturo Rodríguez   |

28 de noviembre, 2018   |

Es alarmante en estos tiempos que las administraciones públicas, sean federal, estatales o municipales, tengan el mismo final que otras anteriores: sin avances y ni fu ni fa, en completo desorden y falta de recursos, sin beneficios reales que hayan impulsado la calidad de vida de la población. Al menos así lo dicen los que llegan, y éstos afirman que inician de cero para mejorar y hacer maravillas, porque se trata, dicen, de realizar cambios y consolidar el progreso y el desarrollo de México, de Veracruz, de los municipios, y llegado los gobiernos al final de su camino, dicen que dejan las arcas monetarias sanas, la inseguridad a la baja, mayores empleos y menos desigualdad. En suma, se repite lo mismo, porque arriba la nueva administración y dicen lo mismo. Un círculo vicioso que lo único que provoca es el sufrimiento de la gente y el hartazgo. Volver a empezar. Volver al futuro. Volver…

          No sé si me explico o si me doy a entender, pero esa es la intención, porque vivimos un mundo de contradicciones, prestidigitaciones, ansiedades, desilusiones, aderezado, claro, de falta de inteligencia, sensibilidad y tolerancia. Y hablamos y hablamos tonterías, y dizque sentimos y sentimos, nada nuevo bajo el sol: lo “mesmo” que lo “mesmo”, dijera mi madre. Esto aquí en nuestra tierra -¿nuestra? Nada nos complace, mucho menos la felicidad y logros ajenos.

         Mientras, en días pasados la sala de control del Laboratorio de Propulsión de la NASA en Pasadena, California en  Estados Unidos, recibió a las 11.53 horas local la señal de que InSight se había posado en Marte. ¡Aleluya!

         Según fuentes, el módulo espacial dijo en su perfil oficial de Twitter: “Te siento, Marte. Y pronto conoceré tu corazón. Con este aterrizaje a salvo, estoy aquí. Estoy en casa”. ¡Madres! Ahí nomás… Nada de chingaderas, nos vamos a Marte o el martes. El chiste que allá sí nos entenderemos y habrá un mundo feliz. ¿Será Orson Welles? ¿Será Ray Bradbury? ¿Será…? ¿O seremos igual de depredadores, aquí en la tierra como en el cielo, en la paz como en la guerra?

         Avanzamos un paso, sí, pero retrocedemos dos, como el cangrejo. Por Dios, ¿cuándo nos pondremos de acuerdo para caminar juntos y unidos, sin miedos? Pero no como dijo Elba Esther Gordillo: “Vamos unidos y sin miedo por el SNTE”. ¡Gulp! ¿Qué nos espera? Corruptelas maquilladas, esperamos que no.

         Declaró Fernando González Sánchez, yerno de Elba Esther Gordillo, que la ex lideresa del SNTE no es una mujer corrupta, sino con valores y principios: “Yo la conozco bien, no es una mujer corrupta, es una mujer con grandes valores y principios, más allá de que el PRI la haya convertido en una aristócrata, ella viene cumpliendo una lucha sindical”.

         Si yo fuera el yerno, no sé si dijera lo mismo, puesto que… pero si hay lana y poder de por medio, pos… Imaginar lo que viene. ¿El Coco?

Los días y los temas

Dicen que en Europa el kilo ya no será de un kilo, porque habrá ajuste a los parámetros utilizando nueva tecnología. Pero aquí en México les llevamos la delantera desde hace mucho tiempo, porque el kilo es de 900 gramos. Quien tenga oídos…

         Ý en México y Veracruz siguen los feminicidios y asesinatos y homicidios y llámenle como quieran, sigue la muerte y otros muchos males, y nos registran en estadísticas, cifras y números… Pero, carajos, somos personas. No venimos de Marte, ¿eh? ¿Han sentido lo que siente una hormiga cuando le aplastan o le queman o le desaparecen a su hormiguita?

         La escritora Gabriela Jáuregui expresó, a propósito del libro Tsunami (de varias autoras): “Ya hay mujeres de armas tomar y están tomando armas. Creo que en muchos casos con razón, son autodefensas feministas que no salen de la nada, salen de países como los nuestros, donde los feminicidios son cosa cotidiana. En México, son siete al día. Todas las mujeres que estamos aquí, en esta cafetería, hoy morimos. Y al día siguiente, otra vez toda la cafetería, ¿cómo no va a hacer falta que haya una autodefensa un poco más seria? Yo siento que es un poco como ese momento cuando se separaron en el movimiento de los derechos civiles los afroamericanos, los que seguían con Martin Luther King, por la vía de la no violencia, que también funciona y hay momentos muy pertinentes para hacerlos, y los Black Panthers, que se radicalizaron y que portaban armas. Aquí nos están matando los policías, ¿cómo nos vamos a defender? Creo que con respecto a las mujeres también nos están matando, con los pies en dos mundos, el mundo de la cotidianeidad y de pronto un mundo muy oscuro y terrorífico donde nos están matando”. Quien tenga oídos…

De cinismo y anexas

Por cierto, les comparto lo siguiente: “Judith Butler (Cleveland, 1956) no es solo una de las filósofas más influyentes en los estudios de género, sino también, quizás a su pesar, una activista. Es profundamente académica en su discurso, pero no necesita pancartas para hacer llegar su mensaje, porque mide cada palabra que pronuncia y así logra incendiar los corazones. “Aceptamos que todos aquellos que son privados de la vida a través de la violencia sufren una injusticia radical”, explica sobre su nueva teoría en ciernes sobre la no violencia. “¿Es posible que algunas vidas sean consideradas merecedoras de luto y otras no?”, continúa. Cobra especial relevancia su reflexión en un país como México, donde casos como el de Ayotzinapa, las decenas de miles de desapariciones forzadas o las fosas comunes clandestinas, se revelan como terroríficas pruebas de su análisis, donde ni las víctimas ni sus allegados pueden aún estar en paz. “Matar es la culminación de la desigualdad social”, sentencia con frialdad en Guadalajara (México), en una conferencia inscrita en la Feria Internacional del Libro”. (elpais.com).

         Si tienen oídos… y ven… Ahí se ven.