ColumnaSinNombre
@pablojair
AVISO IMPORTANTE: Favor de pasar a pagar la anualidad de 10 mil dólares del departamento en Miami, por favor.
–Chopenjawer
A unas horas de que termine el corto gobierno (bendito seas, Jebús) de Miguel Ángel Yunes Linares, la noticia que cimbró en recientes horas es que la Procuraduría General de la República (PGR) confirmó que mantiene en proceso de integración dos expedientes relacionados con denuncias presentadas contra el gobernador veracruzano.
Según medios de comunicación nacionales, los presuntos delitos son lavado de dinero y enriquecimiento ilícito, mismos que se dieron a conocer por un punto de acuerdo aprobado por la Cámara de Diputados a propuesta del grupo parlamentario de Morena, el 6 de noviembre, y dirigido a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales de la PGR, misma que confirmó la existencia de dichas averiguaciones, “pero evitó dar más detalles por tratarse de información reservada y confidencial en su carácter de investigaciones en curso”.
Lo anterior, insistimos, a sólo unas horas de que Yunes Linares abandone el poder y se fortalezcan los rumores de que pueda ser capturado para que responda por estos delitos, más lo que puedan acumularse respecto a su paso por el Palacio de Gobierno.
A lo anterior debe sumarse que este martes, en sesión del Congreso del Estado, la Mesa Directiva turnó a la Comisión Permanente de Justicia y Puntos Constitucionales la solicitud del Juicio Político contra el Fiscal del Estado presentada por el abogado litigante Jorge Reyes Peralta, que se suma a la presentada por la Organización Nacional Anticorrupción (ONEA).
De estos últimos hechos, tampoco se debe dejar de lado lo que es un secreto a voces: que la Fiscalía fue utilizada como herramienta de venganzas políticas del gobernador, sometiendo a detenidos a prisiones preventivas sin justificar para delitos no graves y hasta torturas. Los procedimientos y maneras en que la Fiscalía operó para la detención de ex funcionarios está documentada por abogados de los acusados, quienes tienen la ventaja de que el Yunato no se extendió más allá de dos años y eso les dará chance para defenderse en circunstancias más parejas y sin consignas de la Fiscalía y el Poder Judicial, también controlado por Yunes actualmente.
Esta complicidad entre Poder Ejecutivo y la Fiscalía podría ser también parte de lo que podría acumulársele al gobernador saliente en expedientes judiciales, y es por eso que se ha mencionado constantemente que el Fiscal podría ser el próximo chivo expiatorio que Yunes entregue a cambio de su libertad.
También debería tomarse en cuenta que MORENA, con todo el control en Veracruz (que no la capacidad, porque han mostrado estar muy “verdes” en algunos temas) podrá echar ojo a la cuenta pública del 2018, el último año de Yunes y donde más se presumen de irregularidades por ser de tiempos electorales cuando se ocuparon recursos públicos para la campaña fallida del hijo del gobernador.
Todo este paquetote lo tendrá MORENA en sus manos, y no hay defensores del actual gobernador con peso para detener la avalancha, a menos que no pudieran los del partido lopezobradorista demostrar que efectivamente Yunes incurrió en delitos dignos de cárcel.
Este martes también salió a relucir un trabajo del portal “La Silla Rota”, firmado por el periodista Miguel León, donde se detalla que los supuestos “bienes recuperados” en realidad resultaron ser falsos y no hay escrituras que avalen dichos aseguramientos, a excepción del rancho de Valle de Bravo, en el Edomex; el rancho “El Faunito”, en Fortín; y unos terrenos. Lo demás, hasta las famosas casas en Woodlands, Texas, resultaron ser una farsa.
En fin, el cálculo político le salió tan mal a Miguel Ángel Yunes Linares (desde que perdió la gubernatura) que ahora tendrá que lidiar en el futuro con un gobierno emanado de un partido al que sobajó y cuyo líder nacional es hoy presidente de la república. A lo anterior, también súmese que el poder que lo protegía para ejecutar persecuciones políticas e intimidaciones, se le acaba y entonces comenzará la temporada para cobrarle facturas pendientes.
Por donde se le busque, Yunes y su pandilla tienen todo el escenario adverso por no saber mantenerse el poder.
¿Será que por eso este martes tuvo un lapsus verbal donde textualmente dijo que hace dos años (2016) por estas fechas el gobernador electo (o sea, él) estaba prófugo de la justicia?
Y es que la confirmación de investigación por parte de la PGR a unos días de que Yunes deje la gubernatura que tanto soñó, parece un mensaje muy claro: van por él y sus secuaces, y pinta para ser, como lo dijo, el próximo prófugo de la justicia.
LA AYUDANTÍA AL SERVICIO DE LOS JUNIORS
Que llama mucho la atención que el hijo perdedor del gobernador se mueva en la conurbación Veracruz-Boca del Río con escolta de la Ayudantía del papá gobernador, siendo que Miguel Junior no es funcionario ni nada.
Según datos, el angelito se traslada en una Jeep Cherokee de las más caras color tornasol café, acompañado de una Ford Lobo color blanco de doble cabina con cuatro escoltas, quienes gustan de hacer notar que cargan armas largas.
Por su parte, Fernando –el otro junior alcalde de Veracruz– trae un coche polarizado modelo Interceptor de la Marca Ford con seis de escoltas vestidos de civil y con pistolas que se notan a leguas, aparte de dos carros más de civil y Ayudantía prestada del papá, quienes se trasladan en un Charger color gris con placas de Policía.
Los escoltas de gobierno estarán hasta el último minuto asignados a la Secretaría de Seguridad Pública de la entidad, pues se sabe que todavía la Policía Municipal del puerto de Veracruz no tiene la licencia colectiva de armas que otorga la Secretaría de la Defensa Nacional para las corporaciones municipales, y por eso llama también la atención la solicitud del secretario Téllez Marié para que le asignen escoltas que seguramente irán a parar al servicio de los Yunes, y no precisamente para resguardar la integridad del próximo ex titular de Seguridad Pública y futuro director de la futura Policía Municipal de Veracruz, ya anunciada, pero sin mando al frente.
Por cierto, se sabe también que en los eventos del todavía gobernador ya no se ve al “Fénix”, el jefe de Ayudantes. Es raro, porque los Yunes no están acostumbrados a andar sin “guachomas”.
INICIAN PREPARATIVOS PARA CAMBIO DE GOBIERNO
En la Plaza Lerdo de Xalapa, esta fría noche de martes se vio a personal colocando las primeras piezas de lo que será el escenario del evento del gobernador Cuitláhuac García Jiménez, programado para los primeros minutos de este sábado, cuando dé un mensaje a los veracruzanos y encabece la verbena popular por el inicio del nuevo gobierno y la llamada Cuarta Transformación en Veracruz.
NOTA PARA PEGAR EN EL REFRI: Que a las ruedas de prensa del PRD ya no quieren acudir ni los perredistas y tienen que meter de relleno al personal que trabaja en la oficina del Comité Estatal; este lunes, por ejemplo, se vieron en la conferencia a un chofer, a una asistente, y hasta al secretario particular del presidente estatal, un tal Jesús Velázquez, haciendo bulto para las fotos de los reporteros…
OTRA NOTA: El todavía secretario de Seguridad Pública en la entidad, Jaime Téllez Marié, dejó una joya de declaración en su última comparecencia, donde expresó que “Lamentablemente cada día más mujeres se ponen en riesgo con las actividades que realizan”. Prácticamente con esto culpa a las mujeres de sus propios homicidios. Vaya percepción del “Sugardaddy” del año.
LA ÚLTIMA PORQUE JACKIE YA QUIERE DORMIR: Que este miércoles a las 11:00 horas, Evelia Sandoval, secretaria general de (lo que queda de) Nueva Alianza, solicitará el registro del partido ante el Organismo Público Local Electoral, acompañada según por dirigentes magisteriales, ex candidatos, entre otros. Según fuentes, se argumentará que con la votación del 2017 que fue del 7% aproximadamente, se podría obtener el registro local. Por ello se hará la solicitud y habrá que esperar lo que determine el OPLE. Por último, nos comentan que así se está haciendo en los estados al desaparecer el registro nacional.