Números Rojos  |

Brenda Caballero  |

6 de diciembre, 2018  |

 “Sí los perros ladran es señal de que vamos avanzando”  fue lo primero que pensé al recibir un mensaje de whats app  el lunes por la mañana sobre el “supuesto” comportamiento indecoroso por exceso de bebidas alcohólicas de la diputada veracruzana Anilú Ingram en un restaurante de Mazaryk en la Ciudad de México. En realidad no le di importancia, pues hoy en día cualquiera puede escribir una historia y circularla por redes sociales sin que sea verdad. Apenas había cerrado el comunicador y ya me lo volvían a mandar… ahhh pero ahora acompañado de una foto. ¡Esto ya es campaña! Y mire que no es época electoral.

“El Cuento” así se llama el restaurante de la colonia Polanco donde se centró el otro cuento que me compartieron tomó mayor relevancia pues diversos portales de noticias lo empezaron a manejar y hasta compartir en Facebook.

Entonces regresé a ver la foto detenidamente. No conozco El Cuento, el restaurante, porque este cuento que andan circulando contra Anilú Ingram me queda claro que es “fuego amigo” y se corrobora porque la foto fue tomada desde la misma mesa. ¡Ah jijos! Ahora hasta tiene uno que cuidarse de los “amigos” con los que uno sale.

Y la pregunta surge ¿quién está interesado en denostar con tanta bajeza a la diputada del PRI?

Por lo que se ve les urge destruir su imagen y reputación porque de su trabajo nunca hablan. Y es que la diputada ha tuiteado diversas actividades como la reunión con el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Radiodifusión, Televisión, Telecomunicaciones, Similares y Conexos de la República Mexicana (S.T.I.R.T.T.) para sumarlo a la conmemoración y festejo de los 500 años del Puerto de Veracruz, además de que el día de ayer como parte de la Comisión de Infraestructura atendió al gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme.

El día de hoy la diputada Ingram presentará una iniciativa para quitar la doble tributación a los agentes aduanales en las importaciones y el día viernes estará presente en el Puerto de Veracruz en la feria de servicios al lado del diputado local Juan Carlos Molina Palacios.

No cabe duda que mientras más hablan, Anilú trabaja más.

 

Por lo que menos tienen

Han pasado seis días de la toma de protesta del gobernador Cuitláhuac García Jiménez y las cosas empiezan a tranquilizarse en algunas oficinas de gobierno del estado ante la ola de despidos, incluso se escucha que no habrá movimientos de baja hasta finalizar el mes de diciembre, sin embargo no deben de cantar victoria los jefes de departamento, pues “la instrucción” es sustituirlos a todos. Por lo que será hasta dentro de tres meses cuando estén los ajustes totales.

Para minimizar el hecho, pues los morenos no quieren echarse a la burocracia igual que lo hizo el ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares ya se anda corriendo el rumor de que el dinero que se les quite a los altos funcionarios será para los empleados de base que ganen menos, como un acto de justicia. ¡Lástima que no sea retroactivo!

 

Subsecretario de a Pie

Donde dicen andan muy contentos es en la Sefiplan, pues el director de ingresos Ricardo Rodríguez Díaz saludó personalmente de mano a todos sus empleados desde su primer día de labores y les abrió las puertas de su oficina y la atención de su Secretario Particular para lo que se les ofreciera.

Aseguran que el subsecretario, el cual dicen, tiene aspecto de hípster no usa el elevador, y eso que está en el quinto piso. Sube y baja las escaleras como cualquier empleado. ¿Será por la cuarta transformación?

@NumerosRojos_BC

caballero_brenda@hotmail.com