OPINIÓN    |   BARRA LIBRE: Por Alfredo Quezada Hernández   |    2 de abril, 2019   |

  • VERACRUZ PRIISTA

No se vislumbra mejoría alguna en las filas del tricolor estatal.

Los nubarrones tienen rato que han invadido la esquina de Ruiz Cortines y Francisco Moreno.

El olor es repugnante, la fetidez que dejan a su paso dos de los que aspiran no la soporta nadie.

Uno de ellos es un insolente, un tal Adolfo Ramírez Arana.

Las bases priistas se preguntan ¿qué ese Adolfo Ramírez, no es el que llegó con Fidel, con una mano atrás y otra adelante y al poco tiempo ya vivía en el exclusivo fraccionamiento Las Ánimas?

Que no es el que en un acto de nepotismo le heredó a su esposa Ana Rosa, la alcaldía de Paso de Ovejas?

Que no es el mismo que fue conocido por proponer como diputado las foto multas y un fallido reglamento de tránsito draconiano?

Que no fue vil sirviente del duartismo?.

Y para acabarla de fastidiar, miles de jóvenes  aún recuerdan sus gris transitó por la dirigencia de la Juventud Revolucionaria.

Toda una porquería ese tal Adolfo Ramírez.

Es de vital importancia subrayar que Adolfo Ramírez, tiene como bandera la mortaja para el PRI y como estrategia el petate del muerto de que a Marlon lo apoya Miguel Ángel Yunes Linares.

No es nuevo que los capos de la delincuencia muevan sus fichas desde la cárcel, pero el que Javier  Duarte desde la prisión esté moviendo a los beneficiarios de su oprobioso régimen para colocar a su testaferro Adolfo Ramírez, en la presidencia del CDE del PRI, amafiado con Fidel Herrera Beltrán y Héctor Yunes, es inaudito porque lo que parecía difícil, la ambición de seguir utilizando ese partido con fines de encumbrar familiares y lacayos, los ha unido para cerrarle el paso a Marlon, por el único pecado de buscar la jefatura del tricolor sin su venia, sin importarles que de esa mezcla de Herrera, Duarte y Hector Yunes, únicamente pueda surgir lo que Bovero llama kakistocracia o sea el gobierno de los peores.

Cada seguidor de Adolfo Ramírez, no es otra cosa que un cínico seguidor de Javier Duarte, el cual ambiciona convencer a las bases que no existe más alternativa para el PRI, que él, quien es un verdadero instrumento de sinvergüenzas y corruptos.

La única forma de desterrar de la vida política y de Veracruz, a la padilla de Duarte, es votando por otra opción para que dirija a los priistas, sin esas lacras que han engañado a todos y que solo saben poner las instituciones a su servicio personal, lo que hace que sean la negación de la política.

Adolfo Ramírez Arana de lo peor que ha engendrado Javier Duarte y Fidel Herrera.

  • ZENYAZEN ESCOBAR – VALENTIN ARRIETA

En breve habrá de arreciar los ataques en contra del ex stripper.

El ex mozo de estoques de Vicente Benítez anda muy molesto con él.

El ahora dueño de una cadena de enchiladerias, entiéndase el ex mayate del ex diputado local, se encuentra muy molesto por que el titular de la SEV, en un acto de revanchismo político, le suspendió  a un familiar bastante cercano a Valentín Arrieta, la jugosa compensación que tenía.

Por supuesto que tal acción molesto bastante al ahora restaurantero, lo curioso es que ahora el huasteco anda despotricando en contra del ex bailarín exótico y, dicen sus cercanos, presume que siendo el auxiliar de Benítez Gonzáles, fue quien se encargó de entregarle al propio Escobar García los fajos de billetes, mismos que le mataban el hambre, en esos tiempos de perra flaca.

Usted le cree, nosotros también.

Esto va agarra color.

Los dos tienen lo suyo.

Y Arrieta San Román no se deja.

Espere programas.

  • ERIC CISNEROS –JORGE WINCKLER

Ya estuvo bien de desafíos estériles.

Tanto uno como otro, que no se les olvide, se alquilaron para trabajar, para entregar buenos resultados y no para hacerla de vedette.

Los dos falsean del mismo remo, ambos son autoritarios, verticalistas y excluyentes, por eso no se pueden ni ver.

Perro, no come perro

La bronca enconada que traen Patrocinio y Jorge, el fotógrafo oficial de la familia Yunes Márquez, sí, ese que hace las veces de fiscal general del estado, ya tiene hasta la madre a los veracruzanos.

Tan pueril es uno, como el otro.

La aridez mental invade a los dos.

Ambos son unos auténticos y verdaderos desconocedores de la administración pública.

Eric es un perfecto desconocido en la entidad. De Veracruz solo conoce La Bamba y ese café tan tradicional en el puerto jarocho.

De allí párale de contar.

El otro, el retratista de la familia Yunes Márquez, no es otra cosa que un fiel amanuense de los monarcas que habitan en ese exclusivo lugar llamado El Estero. En esa pequeña vivienda de más de tres mil metros cuadrados, ubicada en la zona más boyante de la conurbación y donde poseen casas de descanso políticos y empresarios de primer nivel, la misma donde Jorge Winckler Ortiz, hasta hace unos años, era el encargado de lavar los más de seis lujoso autos que caben en su cochera. Y, por supuesto, llevar la ropa a la tintorería, eso sin mencionar el sacar a los perros a caminar.

Bueno pues este par de tunantes deben ponerse a trabajar, para eso se alquilaron para eso se les paga y muy bien.

Como muy acertadamente señala el senador veracruzano por Morena, Ricardo Ahued Bardahuil, los debates infecundos no llevan a buen puerto.

Es hora de que cada quién cumpla con su responsabilidad.

Nada de adoptar la postura del avestruz.

Para payasadas ya tenemos con el ejecutivo, con el hijo de Atanasio.

Provecho.