OPINIÓN  |  INFORME ROJO  |  MUSSIO CARDENAS ARELLANO  |   12 de Julio, 2019  |
  • * El nepotismo le salió caro  * Cuitláhuac, investigado  * Contralora miente  * Zenyazen, amparado  * Hugo Gutiérrez, en la mira de la embajada de EU  * Urzúa: la renuncia y la carta  * Carranza: el aplauso de las focas  * Vasconcelos, gallo del Clan de la Succión  * Palo judicial al zar de las tiendas escolares  * Secretario del gobierno de Veracruz se va

Rufianes puros, Cuitláhuac y su pandilla ya huelen a cárcel, a citas y visitas a la Fiscalía de Veracruz, a juicios de amparo y juicios políticos, a evasiones que nacen del miedo y nudos legales imposibles de romper. Así se paga el abuso de poder.

Por soberbia, Cuitláhuac García hizo del nepotismo alarde y burla a la ley —y burla a López Obrador— y del uso ilegal del dinero otra forma de corrupción. Y ahí gestó su infierno.

Su séquito y él, y las proles respectivas, trepan al gobierno de Veracruz, asaltando secretarías y direcciones, dependencias y cada rincón de palacio, la pirámide administrativa donde las parentelas carcomen las nóminas, viajan con cargo al erario, trafican influencias y sacian la ambición.

Insólitos los alcances de la 4T, la broza de Morena en Veracruz. Los que pregonaron el cambio reeditan a la mafia del poder que dicen odiar.

Un caso, el del primo Eleazar, tiene al gobernador en los umbrales del juicio político y a las puertas de un proceso penal.

A Eleazar Guerrero Pérez, cuya abuela común fue la inquietísima Manuela Durán, lo impuso en la Subsecretaría de Finanzas y Administración, con fuero para palomear compras legales e ilegales, otorgando contratos, violando procesos de licitación, toreando a proveedores y prestadores de servicios, los SOS y otros más a los que Javier Duarte, el confeso ladrón, les robó el importe de sus facturas y Miguel Ángel Yunes, el sucesor, se negó a saldar los pendientes.

Pasan por Eleazar las transas de la 4ta Transformación, las patrullas de policía con pecado incluido y total opacidad: adquiridas con sobre precio, por adjudicación directa, a un proveedor desconocido y con un intento de reserva de información que vía un tribunal se logró revertir.

Y el gobernador negando que el subsecretario sea lo que es, su primo carnal.

Por ese caso, negada una y otra vez la relación familiar, Cuitláhuac trae ya un lío con la justicia. Y en corto, con López Obrador.

A la prensa que lo punza le dice que el dilema lo pudiera esclarecer doña Manuela, pero ya murió. Sabríase que tuvo dos maridos, un hijo con cada uno: Julio Juan Guerrero Durán, padre de Eleazar, y Atanacio García Durán, padre del gobernador, un ex perredista que en sus días de gloria fue un diputado local tibio y suave de la corte del nefasto ex gobernador, Fidel Herrera Beltrán. 

Muerta doña Manuelita, Cuitláhuac imaginó que en el panteón quedarían sepultados no sólo los restos de la señora sino también la evidencia de su relación con Eleazar. Pero la verdad brotó.

Conocidas las actas de nacimiento, el testimonio de familiares, la acuciosa investigación del periodista Armando Ortiz, se acreditó que Eleazar Guerrero y Cuitláhuac García son primos. Y que el nepotismo es real. Y al más alto nivel.

Su contralora, Leslie Mónica Garibo Puga, es de ese clan. Y es su cómplice. Si el jefe mentía, ella por qué no. Y le siguió el juego al gobernador.

Abrió una investigación, concluyó, la cerró y dictaminó que no había nepotismo. Y se ensartó.

Mente enferma, Cuitláhuac no respeta ni a López Obrador. Al presidente lo embarcó como si fuera gato de su harem. Siete visitas a Veracruz y el Dios Peje terminaba levantándole el brazo al gobernador, entre proclamas de “honestidad”.

Y cuando Cuitláhuac acude a la conferencia de prensa mañanera y es cuestionado sobre el nepotismo, el Dios Peje extiende su manto encubridor.

Pero la verdad es real. Y el nepotismo también. 

Cuitláhuac mintió.

Eleazar mintió.

Leslie mintió.

Andrés Manuel mintió.

Hoy está en manos de la Fiscalía Anticorrupción, apretado por el clan yunista azul, sujeto a una investigación de resultado previsible que mínimo habrá de establecer que el conflicto de interés existe y que se violó la ley.

Sabía Cuitláhuac que el tema del primo era ilegal y siempre lo negó.

Va la Fiscalía de Marcos Even por Leslie Garibo por ser el hilo más frágil de la madeja, la contralora que primero afirmó que no había familiaridad entre Cuitláhuac y Eleazar y por ello cerró la investigación, y luego, una vez que fluyeron las actas de nacimiento y las revelaciones de Armando Ortiz en su portal Libertad Bajo Palabra, se retractó.

Diría entonces la contralora que no había considerado las actas de nacimiento en su investigación, gestando una felpa, mofas y condenas, mentadas y reclamos, y quedar en la mira de la Fiscalía Anticorrupción. ¿Qué clase de investigaciones realiza la “madam”?

Va también por Eleazar y Cuitláhuac. La destitución del subsecretario es inminente a menos que el gobernador quiera arder en el fuego de sus errores. 

A la pandilla de Cuitláhuac la ley los aprieta. Zenyazen Escobar García, ex striper que despacha como titular de Educación, enfrenta una denuncia por la toma del Congreso de Veracruz cuando era diputado de Morena. Y lleva dos juicios de amparo, uno negado y otro en curso.

Sobre el secretario de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos, hay un juicio político en el Congreso de Veracruz por imputarle vínculos con malosos a la diputada panista, Maryjose Gamboa Torales, y una obsesión enfermiza —diríase pasional— contra el fiscal Jorge Winckler Ortiz, responsabilizándolo de la inseguridad y la violencia, tareas que competen al Ejecutivo del estado, vía la Secretaría de Seguridad, y no a la Fiscalía que es área de investigación.

Mitómano compulsivo —y repulsivo—, Patrocinio prende hogueras y atiza fuegos contra la Fiscalía. Le imputa toda libertad que conceden los jueces y tribunales a delincuentes, ignorante de qué dependencia debe procurar justicia y cuál la debe de impartir.

Sobre el secretario de Seguridad, Hugo Gutiérrez Maldonado hay denuncias por encubrimiento de elementos criminales de la Fuerza Civil, los que torturaron a siete ciudadanos de Actopan, seis con nacionalidad norteamericana, les sembraron armas, los detuvieron y pretendieron implicarlos con el crimen organizado.

Conminado a presentar a los elementos señalados, prefirió solaparlos. Un expediente con su nombre, el resumen de los hechos, la evidencia de complicidad, yace en la sede de la embajada de Estados Unidos en México. Pronto va a reventar.

Su Fuerza Civil pasa del atropello al crimen. Un episodio de sangre ocurrió en Úrsulo Galván, deteniendo a un albañil al que se le ve en un video aún con vida, haciéndolo pasar por maloso y horas después apareció muerto.

Un sobreviviente reveló cómo los atacó la Fuerza Civil, los sometió, les ordenó cambiarse de ropa y colocarse uniformes policíacos clonados. Luego dos de los detenidos fueron asesinados y a él lo dieron por muerto sin advertir que podría hablar. Que se sepa, por el montaje y los crímenes no hay detenciones ni se remitió a los policías ante un juez.

Rufianes todos, Cuitláhuac y Leslie, y Eleazar, y Zenyazen, y Patrocinio, y Hugo, ya huelen a cárcel, apretados por la Fiscalía de Veracruz, evadiendo la ley.

De todos, sólo el gobernador tiene fuero. A Cuitláhuac le reservan el juicio político, que podrá evadir en el Congreso de Veracruz con mayoría morenista mientras la Fiscalía estatal le imputa más cargos.

A los otros, les esperan juicios y castigo.

Así se paga el abuso de poder.

Archivo muerto

Hiere a Andrés Manuel la renuncia de Urzúa y más, la carta. Se cuartea el gobierno de la autollamada Cuarta Transformación —o 4T— al saberse de la renuncia del secretario de Hacienda cuando apenas van siete meses y medio de gestión. Se sacuden los mercados financieros impactando el peso frente al dólar, cayendo al bolsa de valores, mostrando que México, contra lo que diga y vocifere López Obrador, no está requetebién. Carlos Urzúa deja la SHCP con la decepción en la piel y el reclamo en las palabras. Se va con una renuncia explícita, revelando el caos que AMLO a diario oculta, su impacto económico, la nave al garete, el gobierno sin brújula, ignorantes en puestos clave y un pastor que conduce a ciegas. “Discrepancias en materia económica hubo muchas —refiere Urzúa—. Algunas de ellas porque en esta esta administración se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento. Estoy convencido de que toda política económica debe realizarse con base en evidencia, cuidando los diversos efectos que ésta pueda tener y libre de todo extremismo, sea éste de derecha o izquierda. Sin embargo, durante mi gestión las convicciones anteriores no encontraron eco”. Un párrafo adelante, Urzúa cita: “Aunado a ello, me resultó inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública. Esto fue motivado por personajes influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de interés”. Y se fue. Y llegó el linchamiento. Un día antes era brillante y tras renunciar, un traidor neoliberal. Dirá Andrés Manuel que México, bajo su desgobierno, tiene rumbo. Dirá que hay cambio y transformación. Dirá lo que mejor le embone. Pero lo cierto es que uno de los de adentro, el hoy ex secretario de Hacienda, Carlos Urzúa ya dijo que vamos “requetemal”…Aplausos de focas, abrazos serviles, un discurso en sánscrito. Trepado en un show habla el alcalde Carranza y sólo él se entiende. Festeja un triunfo irreal, rodeado de corifeos y lacayos. Es su simulacro de victoria ante un sindicato de empleados municipales al que quiso arrebatarle el quinquenio, una prestación laboral que alega estaba mal acordada. No les aplica la rescisión de contrato así los empleados en paro hayan dejado de prestar sus servicios por una semana. Les descontará los días no laborados a razón de uno por mes. Y no afectará el bono de puntualidad. ¿Qué ganó entonces el alcalde de Coatzacoalcos? Nada. Su discurso es como su mente: hueco. A ningún otro presidente municipal antes le bloquearon los cuatro accesos a la ciudad. A ningún otro edil le tomaron el palacio, Tesorería y Dirección de Obras Públicas por siete días. Tampoco Gersaín Hidalgo Cruz, líder sindical, dueño del SUEM, pudo vencer del todo. Iba por el pago del quinquenio y será el Tribunal de Conciliación y Arbitraje el que lo dirimirá, y si no hay acuerdo, el Poder Judicial Federal será la última instancia. Y Carranza con su discurso etéreo, ininteligible, y por supuesto el aplauso de las focas. Si no se arrastran no hay maíz… En corto, Mónica Robles le confía a Juan Javier Gómez Cazarín todo. Y todo es todo. Le suelta al líder del Congreso de Veracruz que su pandilla ya tiene prospecto para la alcaldía de Coatzacoalcos. Y que la prioridad de Papá Succión, José Pablo Robles Martínez, es Carlos Vasconcelos Guevara, poderoso líder de la CTM regional. O sea, los dueños de Diario del Istmo, duartistas recalcitrantes, pueden chupar y succionar de la ubre de Morena hoy pero su proyecto a futuro está con el PRI o por donde guste contender el dirigente obrero. Su prioridad es Vasconcelos, no Morena. Mientras, que el ayuntamiento morenista encabezado por Víctor Manuel Carranza Rosaldo y el gobernador Cuitláhuac García se apliquen con los convenios de publicidad. Morena, pues, financia el retorno de la mafia del poder. Así de franca la relación entre Mónica y Juan Javier. Si hay que hundir a Morena, de una vez… A Fabián no lo abriga la ley. De 28 amparos, ninguno le cuaja. Los desechan los juzgados federales al no ver argumento, ni acto reclamado, ni sustancia legal que acredite que al zar de las tiendas escolares le violan sus derechos. Le niegan suspensiones provisionales o definitivas. Veintiocho de los juicios de amparo promovidos por el clan de Oswaldo Fabián Ramírez de León no sustentan que la Secretaría de Educación del gobierno de Veracruz lo está dejando sin su millonario negocio. Fabián Ramírez aparece en por lo menos 30 tiendas como representante legal, según testimonios suscritos por el notario número 30 de Coatzacoalcos, Natalio Arrieta, pero en los juicios de amparo se cuidó de no figurar. Como sea, el yunista azul no se puede desvincular. En las 40 tiendas escolares, ubicadas en el sur de Veracruz, Córdoba y Río Blanco, hay prestanombres estrechamente ligados a Fabián, entre ellos sus padres, hermanos, dos tías, los suegros y primos. El contrato con la SEV ya venció y ahora Fabián Ramírez pretende prorrogar el acuerdo, eludir la licitación pública y dejar a los morenistas sin su rebanada del pastel o sin el pastel mismo. Documentos suscritos por el subsecretario de Educación del gobierno yunista, Jorge Flores Lara, evidencian cómo fue la trama del negocio del zar de las tiendas escolares, un tesoro que nadie podría imaginar. Diría el gober Cuitláhuac: la que sabe todo es la abuela, que también es prestanombre… ¿Quién es ese secretario de gabinete que pronto, muy pronto, dejará el cargo en el gobierno de Veracruz? Una pista: su dimisión forzada obedece a eso que se conoce como “conflicto en la jaula de las locas”. Y bien locochonas…

mussioc2@gmail.com

mussiocardenas_arellano@hotmail.com

www.mussiocardenas.com