“Es inverosímil que estas 27 personas estuvieran a ocho metros de una patrulla, de droga y dinero y que no hubieran corrido. Es inverosímil que en un minuto llegara la autoridad después de que un minuto antes se les llamó para pedir refuerzos”, señaló.

Asimismo, indicó que el informe policial no fue firmado.

De acuerdo con informes periodísticos, los detenidos en realidad se encontraban en una fiesta dentro de una vecindad ubicada en la calle Peralvillo.

Cabe recordar que además de policías capitalinos, en el operativo participaron 147 elementos federales de la Secretaría de Marina.

Estas irregularidades son equiparables a las suscitadas en el operativo del 17 de octubre para la captura de Ovidio Guzmán, donde además de la mala planeación –pues las autoridades no previeron el poder de reacción del Cártel de Sinaloa–, se tomó control del inmueble sin una orden de cateo, aunado a que “la orden de aprehensión no llegó con oportunidad”, según informó el secretario de Seguridad Alfonso Durazo.

En síntesis, el común denominador en los dos operativos fallidos es la incompetencia de las autoridades, ya sea en la planeación o para seguir el debido proceso.

Ahora bien: en el caso de La Unión Tepito, el parentesco del juez Delgadillo Padierna con la diputada federal Dolores Padierna desata la sospecha de un posible boicot contra la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, o de un presunto vínculo de la legisladora con los grupos que operan en la zona.

Fuente: www.contrapesociudadano.com