OPINIÓN | EN CONTRASTE | Oscar Coria Reyes | 06.12.2019 |

El ocho de noviembre del presente año, el Comité Directivo Estatal del Partido Acción Nacional, emitió la convocatoria para renovar el comité municipal de la ciudad de Córdoba, donde estableció los lineamientos que deberían de observar todos los aspirantes a participar, convocatoria firmada por el dirigente estatal Joaquín Guzmán Avilés en su carácter de presidente estatal y por Tito Delfín Cano en su carácter de Secretario General.

En dicha convocatoria en su capítulo cinco inciso “e” se establece como requisito a los aspirantes “Estar al corriente con sus obligaciones como militante en términos del artículo 12 de los Estatutos Generales del PAN vigentes”. Lo anterior significa que todos los aspirantes debían de comprobar estar al corriente con sus “obligaciones”, es decir, con el pago de aportaciones que les correspondan.

En Córdoba al cierre de las inscripciones, se registraron dos aspirantes, Adrián Pérez Croda y Elisa Paola de Aquino Pardo, siendo el caso de Paola Pardo (así se le conoce entre la militancia) haber sido regidora tercera en la administración municipal del ex alcalde Tomas Ríos Bernal en el periodo 2014-2017.

Ante lo anterior y tras ciertos señalamientos en redes sociales por parte del expresidente del PAN en Córdoba y ex regidor en la misma administración, Iván Espinoza Hermida, en el sentido de que esta aspirante a la dirigencia municipal de su partido no cumplió con sus obligaciones en cuanto al pago de cuotas; en entrevista radiofónica realizada por un servidor el 19 de noviembre, Paola Pardo señalo a pregunta expresa que ¿Si ella había cumplido con sus obligaciones como militante?, señalo que ella había cubierto sus cuotas a Iván Espinoza, cuotas que según este ascienden y que quedó a deber por la cantidad de $125,500.22 (CIENTO VEINTICINCO MIL QUINIENTOS PESOS 22/100 M.N.), y, que ella desconocía si el presidente en aquel entonces había reportado ese recurso o no.

Ante ciertas inconsistencias en sus respuestas, se le cuestionó si tenía sus cartas de derechos a salvo, requisito indispensable para poder competir, indico que ella tenía carta de los dos comités, refiriéndose a el encabezado por Iban Espinoza y posteriormente por el encabezado por Antonio Salamanca Barcelata, quién fue designado Delegado Municipal, tras la salida de Espinoza Hermida. Señalando que ambos le habían emitido dichos documentos, donde se le cuestionó si le había pagado a Antonio Salamanca, señalando que sí, con lo cual, su respuesta se contraponía a la primera dada, señalando que esos documentos habían presentado al actual Delegado Municipal, Hugo Fernández Bernal, para su registro como candidato.

Tras esta entrevista las reacciones no se hicieron esperar por parte de los mencionados, ante lo cual Iban Espinoza nos hizo llegar un documento donde señala los adeudos que hasta el último día de su dirigencia, Paola Pardo, tenía con el comité municipal, de igual forma, Antonio Salamanca Barcelata, hacia público un escrito, señalando que él emitió la carta de derechos a salvo de “Buena Fe” con la promesa de que se cubrirían todos los adeudos, lo cual a todas luces fue un craso error, en virtud de que en el manejo de recursos económicos, nunca debe de obrar dicha “Buena Fe”, más que este dejo adeudos económicos en la delegación municipal.

Por su parte Hugo Fernández Bernal, y tras estas controversias, fue cuestionado el 28 de noviembre al respecto, señalando en entrevista  (https://www.facebook.com/encontrastever/videos/2551161424951144/) que el sólo recibió los documentos emitidos presentados, pero que a él no le correspondía determinar o no su validez, de igual forma, fue tajante al señalar que él no recibió ni ha recibido recurso alguno.

Ante todo, lo anterior, y, al no haber impugnaciones, que se conozcan, por parte del otro aspirante a la dirigencia municipal, Adrián Pérez Croda, este domingo 8 de diciembre se estará eligiendo la nueva dirigencia municipal de Córdoba, con una nube de dudas sobre la legalidad o no de la candidatura del Elisa Paola de Aquino Pardo, sin embargo, con muchas probabilidades de obtener el triunfo gracias a los amarres hechos con los diversos grupos políticos que hay en esta ciudad.

Señalar que por sí sólo, ninguno de los grupos podría obtener el triunfo en un proceso interno, es por ello, que le grupo de Víctor Serralde, quien es quien postula a Paola Pardo, necesariamente tuvo que hacer amarres con los “Julen” y con el grupo de la alcalde de Córdoba, para poder aspirar a obtener el triunfo en este proceso interno a desarrollarse este fin de semana.

Ahora sólo queda esperar el resultado, y, ver si posterior a la elección no se vienen una serie de impugnaciones que se tengan que dirimir en tribunales.