OPINIÓN | Bitácora del director |  Pascal Beltrán del Río | 21.04.2020 |

                                                                Para Leo Zuckermann,

                                                                blanco de intolerancia

A mediados de los años 80, los ingresos públicos llegaron a depender en más de 40% de los ingresos petroleros, 44.7% en su pico en 1984.

De ahí, por la apertura comercial global de la que México se volvió parte, ese porcentaje cayó hasta 28.2% en 2002, cuando el petróleo fue desplazado como generador de ingresos públicos por la manufactura de exportación.

Después, los altos precios del petróleo que se vivieron entre 2006 y 2014  –por encima de los 50 dólares por barril, promedio anual–, lo hicieron  repuntar de nuevo; en 2013 representó 31.4% de los ingresos públicos. Pero de ahí bajó a 16% en 2017.

El presidente Andrés Manuel López Obrador eligió un momento extraño para colocar de nuevo a la industria petrolera en el centro del desarrollo nacional.

Tomó el precio de la Mezcla Mexicana de Petróleo de Exportación (MMPE) en 53 dólares por barril, en el momento de su toma de posesión. Ésta alcanzó su cenit de 65 dólares, en abril de 2019, y, a partir de entonces, ha seguido una tendencia a la baja: 50 dólares en agosto de 2019, 47 en octubre, 39 en marzo y 10 al iniciar abril.

Por supuesto, la cotización del crudo en el último bimestre ha tenido que ver, sobre todo, con el frenazo económico provocado por la pandemia del coronavirus. El 25 de febrero, el crudo WTI cruzó el piso de los 50 dólares para nunca volver. Ayer, por primera vez en la historia, los contratos futuros se cotizaron en negativo, empujados por la excesiva oferta y la limitada capacidad de almacenamiento.

Sin embargo, mucho antes de eso México se había convertido en el salmón de la revolución energética mundial. Mientras la industria automotriz afinaba planes para apagar en pocos años los motores de combustión interna y la industria eléctrica dejaba el carbón y el combustóleo por el gas natural y las energías limpias, el gobierno federal, por orden del Presidente, talaba varias hectáreas de mangle en Tabasco para iniciar la construcción de una refinería.

Asimismo, el Presidente ordenó a Pemex incrementar la extracción diaria de crudo a 1.9 millones de barriles por día, pero eso nunca se materializó. De hecho, el volumen de producción en 2019 fue de 1.67 millones de barriles al día, 7.4% menos que el año anterior.

Desde el inicio de la administración, la empresa productiva del Estado ha batallado para mantener la confianza de los inversionistas.

La presentación de sus planes de negocio en Nueva York, en enero de 2019, resultó un desastre, haciendo subir más de 40 puntos base el rendimiento de sus bonos con vencimiento en 2027. Y con dos de las tres calificadoras de deuda más importantes –Moody’s y Fitch– ya perdió el grado de inversión, con lo que su papel quedó en condición de basura.

Pese a este panorama, el presidente López Obrador no ha abandonado su visión y proyectos respecto de la industria petrolera, a la que ha encargado el “rescate de la soberanía nacional”.

Cuando, hace dos semanas, se negoció un recorte de producción por parte de las naciones petroleras, para hacer repuntar los precios internacionales, el Presidente instruyó a la secretaria de Energía, Rocío Nahle, a limitar la aportación mexicana a una reducción de 100 mil barriles al día.

Al final, el acuerdo para limitar la extracción en 9.7 millones de barriles no pudo evitar que continuara el desplome, que ayer lunes se manifestó con precios negativos. El WTI llegó a caer hasta -40.32 dólares por barril y cerró en -37.63 mientras la MMPE lo hizo en -2.37 dólares.

Hoy la apuesta del Presidente por el petróleo se ve perdida, pues aunque pudiera repuntar el consumo mundial de combustibles –y, con ello, el precio del crudo–, la situación creada por el coronavirus sólo acelerará el cambio de paradigma energético.

No sólo no logrará sacar adelante su visión de privilegiar a la industria petrolera sobre la inversión productiva, sino que la inminente caída de los ingresos fiscales le dificultará cumplir con sus programas sociales y terminar sus proyectos estrella.

Con información de EXCELSIOR