OPINIÓN | Desde el Café  | Bernardo Gutiérrez Parra  | 10.junio.2020 |

Un día como hoy pero de 1971, fue disuelta a balazos golpes con varas de bambú y chacos, una marcha de estudiantes que partieron del Casco de Santo Tomás rumbo al Zócalo del DF. El saldo fue de 120 jóvenes muertos y decenas de heridos.

En un principio las autoridades dijeron que los estudiantes dispararon contra los granaderos y éstos repelieron la agresión, pero la mentira no duró ni 24 horas. Pronto se supo que los autores materiales fueron unos paramilitares llamados Halcones que eran auspiciados y protegidos por el gobierno capitalino y el gobierno federal.

Lo demás ya lo sabes, lector. Nunca se investigó esa barbarie y nunca hubo culpables.

Así como se descubrió esa mentira, así se sabrá que esbirros de la 4T estuvieron detrás del vandalismo provocado en Guadalajara y que fue el gobierno de López Obrador, el autor del panfleto titulado “Rescatemos a México” presuntamente auspiciado por un inexistente Bloque Opositor Amplio (BOA), con el que según el tabasqueño sus adversarios pretenden desestabilizar a su gobierno.

Andrés Manuel está dando muestras de una preocupante paranoia y eso es grave porque, así como ve adversarios en los medios de comunicación, periodistas, intelectuales, empresarios, encuestadores y un largo etcétera, pronto los verá entre los miembros de su gabinete y quizá entre sus familiares.

Ayer dijo en su conferencia mañanera que entre “hoy o mañana” daría a conocer “unos documentos (anónimos) que me llegaron de la estrategia que tienen para debilitarnos. No sé sobre su validez, pero no está de más darlos a conocer. De una vez lo voy a hacer”.

Acto seguido llamó a su vocero Jesús Ramírez que iba preparadísimo para hacer su numerito y mostró en la pantalla los papeles del complot.

El documento fue leído por Chucho y en sus partes sustantivas dice que se planea desplazar a Morena en las elecciones intermedias y locales por medio de una estrategia en dos frentes: potenciar las debilidades de Morena como partido en el gobierno, e integrar un Bloque Opositor Amplio sobre la 4T, en el que participen PAN, PRI, PRD, MC, México Libre, grupos empresariales, medios de comunicación, comunicadores afines y redes sociales orgánicas.

De ser cierto esto y si ese BOA existiera no le veo ninguna mácula a sus planes. Nada malo tiene que cinco partidos se unan para derrotar a un partido poderoso. Nada malo veo que en ese grupo estén empresarios, comunicadores o campesinos y obreros (si los hubiera), ya que todos son ciudadanos y tienen derecho a hacer propaganda y votar por quien les plazca. Tampoco veo nada malo en que ese grupo (insisto, si existiera) potencie las debilidades de Morena porque es parte del juego. ¿Acaso no hizo y lo hace López Obrador con el PRI y el PAN?

Ramírez Cuellar dijo que el “plan de acción” es acordar con las dirigencias nacionales del PAN, PRI, PRD y MC y en los estados gobernados por esos partidos, una alianza para apoyar al BOA en los distritos electorales. Y encargar a las organizaciones empresariales que apadrinen a los candidatos del BOA con recursos, propaganda, manejo de redes y capacitación electoral.

Pregunto ¿dónde está la falta? ¿Acaso no fue eso lo que hizo Andrés Manuel? Durante su campaña pidió a la ciudadanía que cada uno convenciera a diez vecinos de votar por Morena, y esos diez convencieran a otros diez y esos cien convencieran a otros diez y esos mil convencieran a otros diez y así hasta donde alcanzara, para que se multiplicara el número de votantes. Y su petición fue completamente lícita.

¿Acaso careció de organizaciones que apadrinaran a los candidatos de Morena con recursos, propaganda, manejo de redes y capacitación electoral? Por supuesto que no. Las tuvo a sus órdenes y algunos fueron organismos empresariales que lo apoyaron con un muy buen billete. Y en este sentido Alfonso Romo no me dejará mentir.

Lo cierto es que al Presidente se le está yendo de las manos el país y no encuentra la fórmula para recuperarlo. Lo del BOA fue una más de sus patrañas que le salió mal y lo puso en ridículo porque terminó convirtiéndose en una botana.

Aunque viéndolo bien y despacio el BOA sí existe. Son los 30 millones de mexicanos que se organizaron para votar por él y los candidatos de Morena en 2018. Y serán los millones que se organicen para sufragar por los candidatos de la oposición si la 4T y su líder nato terminan colmándoles la paciencia.

bernardogup@hotmail.com