Opinión del experto | 13 de junio, 2020 |

En las últimas semanas, el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) y la Secretaría de Energía (Sener) iniciaron una serie de incompatibilidades con empresas generadoras de energías limpias, principalmente eólicas y fotovoltaicas debido al Acuerdo para garantizar la eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad y seguridad del Sistema Eléctrico Nacional.

Dicha disyuntiva acarrea una cadena decenace disputas que ha trasmutado hasta convertirse en una defensa de intereses polarizada e, incluso, con tintes políticos; no obstante, desde el Consejo Internacional de Empresarios (Coine), los especialistas se pronuncian por privilegiar las premisas que favorezcan la inversión.

Como ya en otras ocasiones lo he destacado, nuestra preocupación recae en la salvaguarda de diversos sectores productivos del país y de América Latina, el sector energético no es la excepción, ya que su importancia recae en lo que contribuye al PIB, así como en los esquemas de generación de energías renovables de cara al futuro.

En los últimos dos meses hemos trabajado en mitigar las consecuencias generadas por la contingencia sanitaria, brindando elementos que fortalezcan las cadenas productivas y de proveeduría, así como en la reconfiguración del core business de las empresas que experimentan momentos complicados para salir adelante.

Sin embargo, ante situaciones que perturban los parámetros de inversión, generación de empleos y clima de negocios no podemos ser indiferentes. Si bien la concesión de permisos para nuevas centrales eléctricas no es algo que nos corresponda calificar, el Coine se muestra en apertura para las empresas que busquen llegar con inversiones al país en dicho ámbito, fungiendo así como un interlocutor empresarial con las autoridades mexicanas, pues dicha acción la hemos fomentado a través de la vinculación con empresas internacionales del sector, algunas de ellas enfocadas en la energía eléctrica y otras de gas natural.

Asimismo, para encontrar una adecuada ruta que direccione a las empresas hacia el bienestar y estabilidad dentro de la nueva normalidad, resulta importante atender los efectos de generación y consumo de energía, elementos relacionados a los nuevos modelos de operatividad industrial y empresarial.

Más allá de polemizar el texto publicado en El Diario Oficial de la Federación (DOF), el Coine exhorta a los implicados a analizar los indicadores de empleo, inversión y negocios, y cómo éstos apoyan a la economía en tiempos de transformación, lo cual deberá cotejarse con los parámetros tecnológicos y de cuidado del medio ambiente que diseñarán las nuevas sociedades del futuro.

México no debe retroceder en este rubro, debe permanecer a la par de los avances que se vayan fraguando en el mundo, porque con la adopción de energías renovables nos configuramos más hacia la actualización de modelos de negocio, la renovación de infraestructura, asimilación tecnológica y disminución de gasto en combustibles fósiles.

A lo anterior, hay que sumarle la entrada en vigor del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC) para cumplir los acuerdos en materia energética suscritos y estipulados en el otrora TLCAN.

De tal forma que estos y otros planteamientos los estaré debatiendo a profundidad en compañía de expertos del sector empresarial y académico en el Foro Virtual Importancia sobre el uso de energía limpia en México, el cual tendrá verificativo en el Estado de México el próximo jueves 18 de junio a las 17:30 horas.

Desde el Coine valoramos la importancia en la producción de energías limpias, que no sólo regulen el precio de la electricidad en el país, sino que también permitan coadyuvar en el cuidado del ambiente, por lo que reiteramos poner a disposición nuestra experiencia de interlocución para encontrar soluciones que traigan mejores dividendos a las autoridades, a las empresas y a la sociedad en general.

facebook.com/COINELat

twitter.com/COINE_Lat